Calamares a la plancha con cebolla caramelizada

Si crees que no se pueden disfrutar de los sabores del mar en una dieta baja en histamina, nada más lejos de la realidad. 


Aquí tienes la receta de chipirones con cebolla caramelizada, una combinación de sabores que te hará la boca agua.

INGREDIENTES PARA ESTA RECETA

  •  2-3 cebollas grandes
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 9 chipirones limpios frescos
  • Picada de ajo y perejil con aceite (evítala si no le sienta bien a tu cuerpo)

INSTRUCCIONES

  1.  Pela las cebollas y córtalas en juliana. En una sartén, calienta un buen chorro de aceite de oliva virgen extra a fuego medio. Cuando el aceite esté caliente, agrega la cebolla y revuelve bien para que toda la cebolla se mezcle.

  2. Evita que la cebolla se queme y remueve de vez en cuando durante 35-40 minutos, hasta que la cebolla adquiera un color dorado y se caramelice con sus propios azúcares. No es necesario añadir ningún ingrediente extra.

  3. Mientras se prepara la cebolla caramelizada, limpia los chipirones (retira la tripa del cuerpo, la bolsa de tinta, la boca, los ojos y la piel) y sécalos con papel de cocina. Si lo prefieres puedes pedir que te los limpien en la pescadería. 

  4. En una sartén a fuego fuerte y con una gota de aceite, cocina los chipirones limpios con los tentáculos durante aproximadamente 2 minutos por cada lado.

  5. En una fuente, coloca la base de cebolla caramelizada. Coloca encima los chipirones con sus tentáculos y vierte un poco de picada de ajo y perejil por encima y añade sal al gusto para dar el toque final.



 

 BONUS

  • Acude a tu pescadería de confianza y encarga siempre producto fresco y de calidad. Notarás la diferencia en todos los aspectos.
  • Puedes sustituir la picada de ajo y perejil por un simple chorrito de aceite y quedarán igualmente deliciosos. 
  • Puedes usar también calamar, sepia u otro cefalópodo que te guste o haya en tu zona.

 

Tanto para un entrante en tus comidas, como de plato principal, este plato es, simplemente, espectacular.

Esta receta es baja en histamina (no exenta) y tiene fines divulgativos, por lo que no debe considerarse una prescripción nutricional. Acude a un profesional para personalizar tu dieta y disfrutar de una gastronomía lo más variada y adecuada posible.

Si crees que no se pueden disfrutar de los sabores del mar en una dieta baja en histamina, nada más lejos de la realidad. 


Aquí tienes la receta de chipirones con cebolla caramelizada, una combinación de sabores que te hará la boca agua.

INGREDIENTES PARA ESTA RECETA

  •  2-3 cebollas grandes
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 9 chipirones limpios frescos
  • Picada de ajo y perejil con aceite (evítala si no le sienta bien a tu cuerpo)

INSTRUCCIONES

  1.  Pela las cebollas y córtalas en juliana. En una sartén, calienta un buen chorro de aceite de oliva virgen extra a fuego medio. Cuando el aceite esté caliente, agrega la cebolla y revuelve bien para que toda la cebolla se mezcle.

  2. Evita que la cebolla se queme y remueve de vez en cuando durante 35-40 minutos, hasta que la cebolla adquiera un color dorado y se caramelice con sus propios azúcares. No es necesario añadir ningún ingrediente extra.

  3. Mientras se prepara la cebolla caramelizada, limpia los chipirones (retira la tripa del cuerpo, la bolsa de tinta, la boca, los ojos y la piel) y sécalos con papel de cocina. Si lo prefieres puedes pedir que te los limpien en la pescadería. 

  4. En una sartén a fuego fuerte y con una gota de aceite, cocina los chipirones limpios con los tentáculos durante aproximadamente 2 minutos por cada lado.

  5. En una fuente, coloca la base de cebolla caramelizada. Coloca encima los chipirones con sus tentáculos y vierte un poco de picada de ajo y perejil por encima y añade sal al gusto para dar el toque final.



 

 BONUS

  • Acude a tu pescadería de confianza y encarga siempre producto fresco y de calidad. Notarás la diferencia en todos los aspectos.
  • Puedes sustituir la picada de ajo y perejil por un simple chorrito de aceite y quedarán igualmente deliciosos. 
  • Puedes usar también calamar, sepia u otro cefalópodo que te guste o haya en tu zona.

 

Tanto para un entrante en tus comidas, como de plato principal, este plato es, simplemente, espectacular.

Esta receta es baja en histamina (no exenta) y tiene fines divulgativos, por lo que no debe considerarse una prescripción nutricional. Acude a un profesional para personalizar tu dieta y disfrutar de una gastronomía lo más variada y adecuada posible.

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar