Milhojas de manzana y mermelada de albaricoque

Aquí va una receta para seguir disfrutando de una de las mejores partes de la comida: el postre.

Eso sí, sin olvidar nuestra dieta baja en histamina y sin renunciar a los placeres de un capricho dulzón y muy, muy sabroso. 

INGREDIENTES PARA ESTA RECETA

  • 4 manzanas Golden
  • 25 g de harina de avena SIN GLUTEN
  • 1 cdta de canela en polvo o cacao de algarroba (según tu dieta)
  • 2 albaricoques
  • Miel orgánica / natural

 

Utensilios de cocina 

Se recomienda disponer de un molde rectangular apto para horneado. 

 

INSTRUCCIONES

  1. Para la mermelada: abrir los 2 albaricoques por la mitad, sacar el hueso y trocearlos. Ponerlos en una cazuela, añadir agua hasta cubrir y un chorrito de miel. Cocer durante 40 minutos a fuego medio y retirar del fuego.

  2. Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Pincela el molde con mermelada de albaricoque casera. 

  3. En un bol, mezcla la harina de avena con canela en polvo o cacao de algarroba. Y pelamos y laminamos las manzanas dejándolas con 1 mm de grosor con ayuda de una mandolina. Cuanto más finas las laminas más increíble va a ser la textura.

  4. Vamos colocando y presionando las láminas de manzana sobre la base del molde, haciendo que suban ligeramente por las paredes. Entre capa y capa de manzana, espolvoreamos la mezcla de avena y canela.

  5. Horneamos a 180ºC durante 35 minutos. Lo sacamos y cuando esté templado desmoldamos con cuidado. Podemos añadir una cucharadita de nuestra mermelada al lado de cada porción cuando sirvamos en los platos.

 


 

BONUS

  • Utiliza un molde antiadherente de silicona (que soporte altas temperaturas de cocción) para que después del horno sea más fácil sacar tu milhojas del recipiente.
  • La avena es un cereal que algunos productores la garantizan libre de gluten por lo que hay que comprobar la etiqueta. 

 

Un postre atemporal que bien puede servirse frío o con un punto de calor, para disfrutar de la fruta y del dulce a partes iguales. 

Esta receta es baja en histamina (no exenta) y tiene fines divulgativos, por lo que no debe considerarse una prescripción nutricional. Acude a un profesional para personalizar tu dieta y disfrutar de una gastronomía lo más variada y adecuada posible.

Aquí va una receta para seguir disfrutando de una de las mejores partes de la comida: el postre.

Eso sí, sin olvidar nuestra dieta baja en histamina y sin renunciar a los placeres de un capricho dulzón y muy, muy sabroso. 

INGREDIENTES PARA ESTA RECETA

  • 4 manzanas Golden
  • 25 g de harina de avena SIN GLUTEN
  • 1 cdta de canela en polvo o cacao de algarroba (según tu dieta)
  • 2 albaricoques
  • Miel orgánica / natural

 

Utensilios de cocina 

Se recomienda disponer de un molde rectangular apto para horneado. 

 

INSTRUCCIONES

  1. Para la mermelada: abrir los 2 albaricoques por la mitad, sacar el hueso y trocearlos. Ponerlos en una cazuela, añadir agua hasta cubrir y un chorrito de miel. Cocer durante 40 minutos a fuego medio y retirar del fuego.

  2. Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Pincela el molde con mermelada de albaricoque casera. 

  3. En un bol, mezcla la harina de avena con canela en polvo o cacao de algarroba. Y pelamos y laminamos las manzanas dejándolas con 1 mm de grosor con ayuda de una mandolina. Cuanto más finas las laminas más increíble va a ser la textura.

  4. Vamos colocando y presionando las láminas de manzana sobre la base del molde, haciendo que suban ligeramente por las paredes. Entre capa y capa de manzana, espolvoreamos la mezcla de avena y canela.

  5. Horneamos a 180ºC durante 35 minutos. Lo sacamos y cuando esté templado desmoldamos con cuidado. Podemos añadir una cucharadita de nuestra mermelada al lado de cada porción cuando sirvamos en los platos.

 


 

BONUS

  • Utiliza un molde antiadherente de silicona (que soporte altas temperaturas de cocción) para que después del horno sea más fácil sacar tu milhojas del recipiente.
  • La avena es un cereal que algunos productores la garantizan libre de gluten por lo que hay que comprobar la etiqueta. 

 

Un postre atemporal que bien puede servirse frío o con un punto de calor, para disfrutar de la fruta y del dulce a partes iguales. 

Esta receta es baja en histamina (no exenta) y tiene fines divulgativos, por lo que no debe considerarse una prescripción nutricional. Acude a un profesional para personalizar tu dieta y disfrutar de una gastronomía lo más variada y adecuada posible.

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar