Pechugas de pollo con salsa casera de miel y mostaza baja en histamina

Para los amantes de este aderezo, la receta incluye la salsa casera de miel y mostaza apta para dieta baja en histamina. 

Sobre unas pechugas de pollo que recomendamos comprar en vuestra carnicería de confianza, es una receta que encanta a toda la familia. 

INGREDIENTES PARA ESTA RECETA

  • 6 pechugas de pollo de carnicería
  • Caldo de pollo (casero, para controlar sus ingredientes)
  • 3 dientes de ajo (sólo si lo toleras bien)
  • ½ cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal

Ingredientes para la salsa

  • 3 cucharadas de mostaza en polvo
  • 2 cucharadas de semillas de mostaza molida
  •  ½ taza de agua fría
  • 1 cucharadita de aceite de oliva y 1 de sal
  • ½ cucharadita de jengibre
  • ½ taza de caldo de pollo
  • 2 cucharaditas de miel
  • unas ramitas de romero ‘picadas’

INSTRUCCIONES

  1. Mezcla todos los ingredientes para la salsa en un bol grande y deja que se integren. Pon el horno a precalentar a 180º.
  2.  Corta las pechugas en mitades y mézclalas con nuestra salsa de mostaza en el bol. Tapa y deja reposar 15 min. para que cojan sabor. Después, saca las pechugas del bol y reserva la salsa.
  3. En una sartén carameliza la cebolla picada y los ajos. Retira.
  4. En la misma sartén pasa el pollo un par de minutos para dorarlo en la misma sartén. Reducirás el tiempo de horno.
  5. En una fuente añade ½ tacita de caldo de pollo. Coloca las pechugas, la cebolla y el ajito. Vierte tu salsa de mostaza por encima, añade unas ramas de romero y ¡al horno! En menos de 30′ estará doradito, delicioso y listo para chuparse los dedos.

 


 

 BONUS

  • Los alimentos deben ser frescos o haberse mantenido en un proceso de frío óptimo para evitar sorpresas. Recurre a comercios de confianza y aplica el mismo criterio para el caldo de pollo: cuanto más natural y fresco mejor.
  • El ajo tiene un alto contenido de FODMAP y puede fermentar en algunos sistemas digestivos. Evítalo si es tu caso.
  • Riega las pechugas con caldo mientras están en el horno para que queden extremadamente jugosas.

Con estos sencillos consejos conseguirás un plato lleno de sabores y perfecto para tu dieta baja en histamina.  

Esta receta es baja en histamina (no exenta) y tiene fines divulgativos, por lo que no debe considerarse una prescripción nutricional. Acude a un profesional para personalizar tu dieta y disfrutar de una gastronomía lo más variada y adecuada posible.

Para los amantes de este aderezo, la receta incluye la salsa casera de miel y mostaza apta para dieta baja en histamina. 

Sobre unas pechugas de pollo que recomendamos comprar en vuestra carnicería de confianza, es una receta que encanta a toda la familia. 

INGREDIENTES PARA ESTA RECETA

  • 6 pechugas de pollo de carnicería
  • Caldo de pollo (casero, para controlar sus ingredientes)
  • 3 dientes de ajo (sólo si lo toleras bien)
  • ½ cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal

Ingredientes para la salsa

  • 3 cucharadas de mostaza en polvo
  • 2 cucharadas de semillas de mostaza molida
  •  ½ taza de agua fría
  • 1 cucharadita de aceite de oliva y 1 de sal
  • ½ cucharadita de jengibre
  • ½ taza de caldo de pollo
  • 2 cucharaditas de miel
  • unas ramitas de romero ‘picadas’

INSTRUCCIONES

  1. Mezcla todos los ingredientes para la salsa en un bol grande y deja que se integren. Pon el horno a precalentar a 180º.
  2.  Corta las pechugas en mitades y mézclalas con nuestra salsa de mostaza en el bol. Tapa y deja reposar 15 min. para que cojan sabor. Después, saca las pechugas del bol y reserva la salsa.
  3. En una sartén carameliza la cebolla picada y los ajos. Retira.
  4. En la misma sartén pasa el pollo un par de minutos para dorarlo en la misma sartén. Reducirás el tiempo de horno.
  5. En una fuente añade ½ tacita de caldo de pollo. Coloca las pechugas, la cebolla y el ajito. Vierte tu salsa de mostaza por encima, añade unas ramas de romero y ¡al horno! En menos de 30′ estará doradito, delicioso y listo para chuparse los dedos.

 


 

 BONUS

  • Los alimentos deben ser frescos o haberse mantenido en un proceso de frío óptimo para evitar sorpresas. Recurre a comercios de confianza y aplica el mismo criterio para el caldo de pollo: cuanto más natural y fresco mejor.
  • El ajo tiene un alto contenido de FODMAP y puede fermentar en algunos sistemas digestivos. Evítalo si es tu caso.
  • Riega las pechugas con caldo mientras están en el horno para que queden extremadamente jugosas.

Con estos sencillos consejos conseguirás un plato lleno de sabores y perfecto para tu dieta baja en histamina.  

Esta receta es baja en histamina (no exenta) y tiene fines divulgativos, por lo que no debe considerarse una prescripción nutricional. Acude a un profesional para personalizar tu dieta y disfrutar de una gastronomía lo más variada y adecuada posible.

Al seguir navegando el sitio, aceptas el uso de cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para brindarle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar